Uso didáctico

Cómo enriquece el Audio los aprendizajes

Para David Jonassen, la generación de archivos de audio, constituye una actividad para construir conocimiento que se clasifica específicamente en la categoría “hipermedios” (unión de multimedia e hipertexto). Los documentos hipermedia incluyen recursos tales como texto, enlaces, imágenes, gráficas, audio y video; elementos estos que posibilitan a los estudiantes crear sus propias bases de conocimiento y reflejar su comprensión de ideas y conceptos. En opinión de Jonassen, es muy seguro que los estudiantes aprendan más cuando elaboran elementos hipermedia que cuando los utilizan.

Por otro lado, la Taxonomía de Bloom para la era digital enmarca las herramientas para creación de audio entre las habilidades de pensamiento: “Comprender”, “Aplicar” y “Crear”. Cuando los estudiantes, entre otras actividades, realizan y graban entrevistas, narran lo que han comprendido, graban sus propias interpretaciones de canciones y hacen audio-publicaciones en línea,  realmente están construyendo su propio conocimiento.

Según la taxonomía propuesta por las doctoras Suzie Boss & Jane Krauss, las herramientas para elaborar audio cumplen las siguientes funciones esenciales en apoyo del aprendizaje:

  • Ubicuidad – La grabación y edición de audio se puede realizar con herramientas en línea utilizando una amplia gama de dispositivos portátiles. Estos audios se pueden publicar en blogs, wikis, páginas Web o compartir mediante correo electrónico y redes sociales.
  • Auto-expresarse, compartir ideas, generar comunidad – Por medio de herramientas en línea como AudioBoo, los estudiantes pueden compartir producciones de audio, a través de la emisora escolar de su Institución, con el objeto de fortalecer la comunidad educativa.
  • Reflexionar e iterar/repetir – Cuando los estudiantes publican en la Web sus productos de Audio, pueden recibir comentarios y sugerencias que los llevan a reflexionar sobre lo que han realizado; esta retroalimentación resulta valiosa para las futuras producciones de Audio que hagan.

Entre las habilidades indispensables para el Siglo XXI, encontramos que las herramientas para elaborar Audio pueden fortalecer las competencias de creatividad e innovación, comunicación y en manejo de las TIC. Según Cabero [1], el audio, que es uno de los elementos menos utilizados en las aulas permite que 20% de lo que se dice sea asimilado y, con lo que respecta a la imagen, es un elemento que, de usarse correctamente dentro del espacio áulico, puede aportar un 30% en el proceso de aprendizaje del educando, y si es en movimiento (video) puede hacer que dicho porcentaje suba al 50%.

Finalmente, la Teoría de las Inteligencias Múltiples, propuesta por Howard Gardner, indica que la creación y uso de recursos de audio puede ayudar a los estudiantes a desarrollar las inteligencias verbal/lingüística (lectura, recitación, autolibros, etc) y la musical/rítmica (canciones, poesías, sonidos ambientales, piezas musicales –tono, ritmo, melodía, timbre, color- etc).

NOTAS:
[1] Tecnología Educativa: diseño y utilización de los medios en la enseñanza. Julio Cabero. Ed. Paidos. 2001.