Mapas de Ideas - Uso didáctico


Uso didáctico

Cómo enriquecen los aprendizajes los Mapas de Ideas

Los Mapas Mentales o Mapas de Ideas constituyen herramientas de aprendizaje poderosas pues permiten explorar ideas, palabras o conceptos mediante diagramas. Estos mapas ayudan a conformar redes estructurales de conocimiento y cualquier herramienta digital que permita exteriorizar estas estructuras de conocimiento, será valiosa para el aprendizaje [1]. Además del conocimiento estructural, Jonassen diferencia otros dos tipos de conocimiento que intervienen en los procesos educativos: el declarativo y el procedimental. El conocimiento declarativo representa la conciencia que se tiene de objetos, conceptos, eventos, hechos o ideas (saber qué); en últimas, consiste en lo que una persona puede recordar. El conocimiento procedimental se refiere a utilizar el conocimiento declarativo para hacer algo (saber cómo); por ejemplo, resolver problemas, elaborar planes, tomar decisiones, argumentar, etc. Por su parte, el conocimiento estructural está a mitad de camino entre el declarativo y el procedimental, ya que los conecta evidenciando cómo se interrelacionan las ideas dentro de un tema específico que se está estudiando y poder así hacer algo con esas ideas (saber por qué) [1].

Por otra parte, según la taxonomía propuesta por las doctoras Suzie Boss & Jane Krauss, las herramientas para elaborar Mapas Mentales cumplen las siguientes funciones esenciales en apoyo del aprendizaje:

  • Ubicuidad – Con el uso de herramientas para elaborar Mapas Mentales que funcionan en línea, las posibilidades se incrementan ya que los aprendices no están limitados únicamente al acceso a computadores en el hogar o la escuela para poder crear, transferir, guardar y compartir información digital. Este tipo de herramienta permite a los estudiantes: a) visualizar los Mapas Mentales desde cualquier computador conectado a Internet; b) publicar los productos fácilmente en blogs y wikis mediante un código embebido; y c) reutilizar los trabajos realizados por otras personas.
  • Aprender a profundidad – Elaborar Mapas Mentales demanda de los estudiantes seleccionar información, organizarla, analizarla y hacer una representación gráfica, en la que expresen lo aprendido.
  • Hacer las cosas visibles y debatibles – Elaborar Mapas Mentales ayuda a los estudiantes a procesar, organizar y priorizar nueva información; a identificar ideas erróneas; a visualizar patrones e interrelaciones entre diferentes conceptos y a construir conocimiento. En últimas, con estas herramientas ellos pueden demostrar en lugar de decir.
  • Autoexpresarse, compartir ideas, generar comunidad – Con las herramientas Web 2.0 para elaborar Mapas Mentales, los estudiantes pueden compartir con otros compañeros (dentro y fuera del aula) sus trabajos, recibir comentarios, hacer comentarios, etc.
  • Colaborar, enseñar y aprender con otros – Buena parte de las herramientas para elaborar Mapas Mentales fueron concebidas para posibilitar la construcción colaborativa.  

Por último, entre las habilidades indispensables para el Siglo XXI, encontramos que las herramientas para elaborar Mapas Mentales impactan de manera directa la articulación de pensamientos e ideas de manera clara y efectiva; así como la comprensión de la interconexión entre sistemas; y ayudan además, a enfatizar la comprensión profunda en lugar del conocimiento superficial.

En conclusión, los  Mapas Mentales son valiosos para mejorar aprendizajes, construir conocimiento y desarrollar habilidades de pensamiento de orden superior, ya que permiten:

  • identificar los pre-saberes de los estudiantes en relación a un tema;
  • reconocer ideas erróneas a fin de modificarlas o corregirlas;
  • generar nuevas ideas;
  • procesar, organizar y priorizar nueva información;
  • visualizar, en redes multidimensionales de conceptos, patrones e interrelaciones entre diferentes conceptos;
  • reflejar el proceso de construcción de conocimiento;
  • comparar redes semánticas creadas en momentos diferentes del desarrollo de un tema para poder apreciar cambios en el pensamiento;
  • comunicar ideas o conceptos complejos;
  • promover el trabajo colaborativo;
  • integrar de manera significativa nuevo conocimiento al que ya se dispone;
  • reforzar la comprensión de temas fundamentales;
  • evaluar la comprensión o diagnosticar la incomprensión.

NOTAS:
[1] Jonassen, David (2000): Computers as Mindtools for Schools, segunda edición, Londres: Prentice-Hall.